Tubeless

#Review: Sella Milk

Hacia el cuarto trimestre del 2016 fuimos contactados por el equipo de Sella Milk.

¿Quíen es Sella Milk? Sella Milk es una joven empresa tapatía que decidió hace más de 5 años lanzar un líquido tubeless para competir con las marcas líderes en el mercado. Su propia descripción los define como 3 grande entusiastas del ciclismo de montaña:

SELLAMILK® se integra de tres entusiastas del ciclismo en busca de mejoras y productos que nos ayuden a incrementar la duración y la diversión de cada rodada. Creamos desde hace varios años una formula, que usamos en el equipo local y se fue probando – con el pasar del tiempo – cada exigencia a la que fue sometida, logrando mejorarla para adaptarse a todo terreno y clima. Actualmente SELLAMILK® tiene una vida de anaquel de 2 años (a la sombra), aplicado tiene duración 3-5 meses dependiendo de la temperatura ambiental, ese tiempo es independiente de las pinchaduras, ya que estas se sellan y el líquido continua circulando en el interior, no afecta el caucho o aluminio de ninguna forma y se puede aplicar incluso en cámaras.

Frank, uno de sus fundadores nos hizo llegar el producto para que lo probásemos y diéramos nuestra opinión, aprovechamos que esa misma semana llegaría una llanta nueva y decidimos montarla y probar el líquido de inmediato.

Aquí en nuestra principal zona, el norte de México, donde el calor es una constante y los “toritos” y las espinas rompe llantas (huizaches) abundan, es requisito esencial y vital el rodar tubeless, las cámaras simplemente son una pesadilla (con y sin líquido).

Toritos Chihuahuenses

El montaje de la nueva llanta, Schwalbe Hans Dampf + Sella Milk, fue muy sencillo y no tuvimos ningún problema en en absoluto para hacerla botar del rin con una bomba de piso especial para tubeless: Bontrager Flash Charger TLR, la cual desafortunadamente es carisima,  prácticamente imposible de conseguir en México y que sin embargo es uno de esos productos que simplemente valen su peso en oro.

La consistencia del liquido Sella Milk nos llamo mucho la atención, ya que debemos confesarlo, nos pareció demasiado líquido en comparación a otros productos similares, muy blanco y con un aroma reminiscente al famoso Resistol® que todos hemos usado cuando niños en las escuelas.

Sin embargo, la llanta “botó” sin mucho esfuerzo y sorpresivamente sin tener el típico “batidero” que se hace siempre con tubeless. Ahora solo quedaba probarlo ahí afuera…

Es difícil dar un veredicto sobre un producto tan, como llamarlo, poco tangible, funciona o no funciona. Y el Sella Milk funciona, no cabe duda, sin embargo…

Las primeras salidas en las que lo probamos nos sentimos inicialmente desconcertados, ya que las condiciones del “país bárbaro” no se hicieron esperar, no habían pasado ni 10mins cuando comenzamos a escuchar un silbido y una evidente “fuga” del liquido en nuestra llanta frontal, con fuga nos referimos a un chorro de liquido disparado de la llanta. Seguimos rodando, hasta que finalmente, desapareció el silbido, en lo que sentimos que fue una eternidad, más probablemente unos cuantos segundos, pero con la perspectiva de caminar unos 10 kilómetros con una llanta desinflada y zapatos de clip, verdaderamente fue como una eternidad. Esto último no sucedió, el pinchazo probablemente ocasionado por un “torito” se selló y continuamos rodando sin problema alguno.

Tamaños de 5mm a 2 cm.

Los “toritos” son estas pequeñas “bolitas” espinosas que pulan en el norte de México y son el terror de los ciclistas. Así de pequeñas son tan duras y filosas que pueden penetrar cualquier llanta mtb con cualquier casing, desde las más blandas hasta las más duras, incluso las de downhill. Aunque son las espinas más pequeñas, son las más comunes por aquí imposible evitarlas.

Las siguientes rodadas nos encontramos prestando atención constantemente a cualquier “silbido” y más aún, al detectarlo comenzamos a contar las revoluciones que éste tardó en desaparecer. 20, 28, 15, etc. No llevamos un control estricto de cuantas, pero nos atreveríamos a decir que un promedio de 20 revoluciones fueron requeridas para que el Sella Milk finalmente sellara. Un par de colegas a quien les compartimos SellaMilk para que nos dieran su opinión reportaron situaciones similares.

En sólo una ocasión hubo que regresar caminando aproximadamente unos 8kms, una enorme espina de huizache atravesó la llanta, y no, no fue culpa del líquido el regresar caminando, fue culpa nuestra no revisarlo antes de salir. Descubrimos que el SellaMilk tiende a desaparecer en una a máx. 2 semanas de la primera instalación, esto no es nuevo ni poco común, cualquier líquido de otra marca lo hace, ya que las llantas inicialmente absorben liquido hasta cierta saturación de sus paredes. Por ello es importante revisarlo cada 2 semanas independientemente de la marca.

SellaMilk trabajando.

Hasta este momento nos sentíamos satisfechos con el producto, vamos, es una sensación extraña “esperar” tantas revoluciones para dejar de escuchar ese silbido que anuncia una posible caminada de regreso. Sin embargo, el liquido siempre realizó su trabajo y descubrimos que la perdida de presión era mínima e inconsecuente por lo que nunca tuvimos que sacar la bomba de mano.

Ya que inicialmente solo estábamos introduciendo liquido a través de la válvula del rin no nos habíamos percatado de un extraño detalle el cual no habíamos sufrido anteriormente con ninguna llanta ni con otros líquidos. Pero al intentar cambiar las llantas de rin…

Al momento de desmontarlas nos percatamos que las caras de las llantas se quedaban pegadas, el algunas zonas incluso se formaron unas bolsa duras, es decir, coagulos de líquido. Las separamos manualmente, cambiamos el rin, agregamos líquido nuevamente y finalmente intentamos inflar, lo cual se convirtió rápidamente en una pesadilla. 

Al montarlas nuevamente y con la presión realizada para acomodarlas, las cara de las llantas se volvió a pegar, intentar inflarlas así resulto en un batidero de líquido por todas partes. Lo intentamos de nuevo, esta vez tratando de despegar lalas paredes de la llanta ya montada con las manos, una vez que toda parecía correcto, intentamos nuevamente el proceso de inflado resultando nuevamente en un tremendo batidero, llantas sin botar y por tanto sin inflar. Inicialmente pensamos que podría llanta, la WTB TrailBoss de la imagen que es de una carcasa sencilla (single ply) a comparación de la Schwalbe Hand Dampf con doble cara – después de varios e infructuosos intentos y aproximadamente una hora en el proceso, decidimos desmontar y lavar las llantas (por dentro) con detergente, dejarlas secar e intentarlo de nuevo. El resultado… el mismo:

Fue un proceso sumamente frustrante al grado de decidir descontinuar el uso del producto, eliminar el liquido de las llantas, lavar nuevamente, dejar seca y regresar al líquido de siempre. En esta ocasión y con el líquido de siempre no tuvimos problema alguno para que las llantas inflarán sin problema.

Pensando en el espíritu de justicia y sin afán de simplemente criticar sin aportar algo, contactamos al equipo de Sella Milk y les comentamos sobre esta situación.

Frank, nuestro contacto, nos comentó lo siguiente:

 Tuvimos un lote malo, cuando nuestro químico agregó un conservador que cuajaba el producto y reducía el efecto sellador, es muy probable que les hayamos enviado una muestra de este mismo lote, sin embargo hemos corregido el problema y nos gustaría que lo probasen nuevamente, así como un nuevo producto que estamos lanzando.

Esta primera mala experiencia nos llevo a cuestionar un poco más al equipo de SellaMilk:

  • ¿Cómo es que fue que decidieron crear el producto?

    Iniciamos hace 7 años con una fórmula casera para tubeless, nos asesoramos con químicos especialistas en resinas en la ciudad de Guadalajara y estuvimos haciendo pruebas diversas, secados, porcentajes de concentración, siempre manejando todo hecho a mano, tenemos una pista llena de huizaches que usamos como campo de pruebas hasta lograr el punto ideal.

 

  • ¿Cómo decidieron la formula y cómo se aseguran que funcione (laboratorio)?

    Las asesorías de los químicos nos lo dieron en un centro de investigación especializado en la ciudad, trabajamos con especialistas en resinas y pinturas, retardantes secantes y partículas compatibles.

 

También nos comentan:

Recientemente iniciamos un proyecto con un protector de rin el cual se aplica en el interior del sistema tubeless protegiéndonos de dañar el rin, desmontar la llanta y permitiendo rodar con presiones inferiores a los 20psi sin estos riesgos; actualmente estamos trabajando con otros proyectos que esperamos anunciar próximamente..

En cuanto al producto por el momento nos quedamos una primera mala impresión, misma que aparentemente se debió a una falla en el proceso de producción del lote en particular del cual surgió nuestra muestra. Sin embargo guardamos esta impresión en el cajón y decidimos darle una nueva oportunidad al SellaMilk.

Conclusión y veredicto:

Honestamente, aún a pesar que al parecer nos toco una botella del lote malo, el líquido sello cada hoyo que se presentó. Tomó su tiempo para sellar y coagular pero lo hizo, no sabemos si alguna botella del líquido de otro lote más nuevo presente los mismos problemas que hemos comentado previamente, tendríamos que probar una nueva botella del producto

Qué es Tubeless?

Este artículo es solo una  “básica”  introducción y presenta a grandes rasgos lo que es el Sistema Tubeless. Ya habrá otros en los cuales se analicen llantas o rines, o sus ventajas y desventajas. O si existiesen dudas en particular no duden en dejarnos un comentario al final del artículo o enviarnos un mensaje a  través de la forma de contacto.

Qué es el Sistema “Tubeless”???

Tubeless traducido literalmente significa: “sin tubo”, en nuestro contexto es decir en el mundo del ciclismo, significaría “sin cámara” o como dirían nuestros amigos en España: “sin neumático”.

Alguna vez han visto cuando se desponcha  la llanta de algún carro/auto?? Es obvio para quienes han visto este proceso que la llanta de un carro no tiene nada, no tiene cámara como las de las bicicletas; las llantas de un auto son por tanto  “Tubeless”.

En el mundo del ciclismo, para qué queremos el sistema tubeless?

Bien,  es una respuesta en realidad muy sencilla.

Muchos de nosotros hemos tenido la sumamente irritante y frustrante experiencia de salir feliz y tranquilamente a rodar en nuestras bicicletas, sin preocupación alguna, más que disfrutar el paseo, y la naturaleza (si tienen la suerte de rodar en bosque), y el sol (si tienen la desafortunada suerte de rodar en zonas áridas y ardientes)  hasta que una odiosa ponchadura hace acto de presencia  que  nos deja varados (y comúnmente abandonados a nuestra suerte por los compañeros ciclistas) en medio del camino.

Hay que bajarse, voltear la bicicleta, desmontar la respectiva llanta del cuadro, desmontar la llanta del rin (tarea muy sencilla teóricamente), quitar la cámara, inflarla, encontrar los hoyos,  marcarlos, desinflar la cámara, lijar la cámara, poner el pegamento a la cámara, parcharla, esperar que el parche pegue y el pegamento (también llamado cemento) pegue bien y seque, montar la llanta parcialmente, montar la cámara,  terminar de montar la llanta intentando con todo cuidado no morder la cámara con la llanta y el rin (ya que si esto pasa ponchamos la cámara de nuevo y automáticamente – “ pinch flats “ -), volver a inflar, montar la rueda al cuadro, y finalmente comenzar a rodar de nuevo.  Y TODO ESTO, suponiendo que se lleve  la herramienta adecuada, el kit de parches, una bomba de mano, y que sepas hacerlo!  ( Hablando en serio, esta es una habilidad básica del ciclismo!).

Otra opción sería llevar 1 o 2 cámaras en perfecto estado en tu mochila, así, si te ponchas, bueno solo cambias de cámara, pero es el mismo embrollo y problema, solo que un poco “más rápido”.

Alguien ha pasado por esta situación ;_)? Seguramente varios hemos hecho un par de corajes en alguna ocasión. Si las llantas no tuvieran cámaras, no habría problemas de “pinch flats” , “snake bites” , etc. ,  sin embargo a diferencia de las llantas de auto, las de bicicleta no pueden soportar el tipo de presión que se requiere para mantener la llanta en su lugar.

Afortunadamente, hace algunos años hubo algunos emprendedores que han creado la solución a este odioso problema (pesadilla) de todo ciclista. Esta solución llegó en la forma de un liquido especial que se pone directamente dentro de la llanta y que sella todas las imperfecciones del hule evitando así que el aire escape por las porosidades, así mismo el liquido tiene la función, en caso de una ponchadura de sellarla casi al instante (claro no puede sellar rajaduras o cortaduras) esto debido a la presión misma de la llanta, la cual “empuja” el liquido hacia la ponchadura y la sella en cuestión de segundos sin perder básicamente aire. Quizá resulte más claro con un pequeño video:

Existen varios productos en el mercado,  siendo en nuestra experiencia “Stan´s”  es no solo el más conocido, sino, el de mejor calidad. Que quede claro que a nosotros nadie nos paga algo por promocionar un producto en particular.

Qué se necesita para tener tubeless?

Existen opciones de rines especialmente diseñados para llantas especialmente  diseñadas tubeless,  comúnmente etiquetados UST1 (Universal System Tubeless) y es la opción más conveniente,  ya que asegura la compatibilidad entre el rin y la llanta puesto que son específicamente diseñados con este proposito en mente. Así mismo el sistema asegura que la calidad de la llanta es la adecuada para ser usada tubeless. Esta opción no requiere liquido sellador.

Desafortunadamente es la opción más cara, y en muchos casos innecesaria.

Existe otra opción que en el mundo del ciclismo se conoce como “ghetto tubeless”, lo que quiere decir realizar una conversión de rines convencionales a rines tubeless ya sea utilizando un método casero (ó como decimos en México:  “haciendo una mexicana”), o un kit especial de conversión (cinta especial, válvula especial) y se utiliza una llanta marcada como “tubeless ready” (en algunos casos marcadas como TR, TL, ó TT).

En nuestra experiencia es (siempre que sea posible) mejor y más sencillo utilizar un kit especial.  En un futuro artículo estaremos realizando un review (reseña) de un kit de este tipo.

Kit de conversion. Marca Stans

Las llantas “tubeless ready” (TR) no son llantas “tubeless” por sí mismas, estas pueden ser utilizadas con o sin cámara; en el caso de utilizarlas tubeless requieren el uso de líquido sellador cuando se usan  sin cámara.

También se pueden utilizar llantas convencionales (con sellador) y rines convencionales convertidos, aunque no siempre se puede realizar la conversión (ya que inicialmente no fueron diseñadas para ello), sin embargo algunas marcas, y algunos modelos funcionan a la perfección, particularmente las llantas y rines que han sido producidos a partir del 2010.

Para quién es el tubeless?

El sistema tubeless, es inicialmente para cualquier ciclista, sin embargo, puede tener un alto costo inicial, y si  el trabajo se realiza mal, la experiencia en general puede ser sumamente frustrante.  Pero quién debería utilizar este sistema? En realidad no existe un debiera, quien las va a usar depende del bolsillo, de los gustos, o de la necesidad de cada quien.

Dependerá, sobre todo, de los hábitos de ciclismo, el tipo de ciclismo, y el tipo de terreno con el que se tiene que lidiar para escoger el utilizar  o no el sistema.

Por ejemplo, en nuestra experiencia en un terreno, digamos boscoso como el del Ajusco (Parque Nacional en la Ciudad de México) no se requiere en absoluto el uso de tubeless.

32 Spokes MTB México en el Ajusco

Sin embargo, estamos seguros que para los ciclistas que viven particularmente de zonas áridas como el norte, noroeste mexicano, donde existen todo tipo de espinas, y particularmente esos odiosos y molestos “toritos” (goatheads por su nombre en inglés) se verían tremendamente beneficiados del uso de este tipo de sistema.

Cómo es que nos atrevemos a confirmar esto?

Hemos tenido  oportunidad de rodar en las afueras de la ciudad de Chihuahua, donde los “toritos” existen en una cantidad casi inimaginable, y los cuales son una plaga, y un problema no solo para ciclistas sino para cualquier deportista en general ( los corredores ahí afuera no nos dejarán mentir), y créanos los toritos son una de las cosas más irritantes que hemos vivido! En una sola rodada 4 de 5 ciclistas sufrieron en promedio 8 ponchaduras por llanta, si, por llanta!

Espinas chihuahuenses…

Estas espinitas matan la diversión a cualquiera, pero afortunadamente ya existe el Sistema Tubeless! ;_)

Notas:

1 Estándar aceptado internacionalmente, desarrollado originalmente por las compañías Mavic y Michelin.

Advertisment ad adsense adlogger