llantas para bici de montaña

#Review: WTB Trail Boss

La WTB Trail Boss es el segundo modelo de la marca WTB que probamos.

Y no es ninguna novedad de que WTB se haya convertido rápidamente en una de nuestras marcas de llantas favoritas. Pasaron varios años antes de que WTB retomará nuevamente el tema de las llantas y le pusieran las ganas que el mercado requiere.  De unos años para aca, han estado haciendo las cosas bien lanzando algunos modelos interesantes y que desafortunadamente no ha visto la luz en la rodada estelar, la 27.5.

WTB es famosa por sus componentes, sobre todo sus asientos y rines, pero simplemente en el terreno de las llantas no había nada que compitiera con los grandes nombres. Hoy en día WTB tiene una amplia gama de modelos, tamaños y compuestos que para fortuna nuestra son pocos y nos facilitan la vida al seleccionar.

Pero no estamos aquí para analizar los compuestos (sobre los cuales puedes leer aquí: Compuestos WTB) sino la Tral Boss, que WTB denomina como una llanta XC/Trail/All Mountain para condiciones de Seco a húmedo y desde hardpack a blanco.

WTB clasifica sus llantas por 4 niveles.

  • Tamaño
  • “Nivel”, construcción de la carcasa
  • Peso
  • Compuesto.

La Trail Boss existe en tamaños 2.25 y 2.4″ en las rodadas 26, 27.5, 29  e incluso en tallas “plus”como la 3”. Los compuestos en los que se basa su construcción son el Dual DNA, TBD, Gravity DNA y DNA y existe una combinación de compuestos: TCS Light/Fast Rolling, TCS Tough/Fast Rolling, TCS Tough/High Grip/ TCS Light/High Grip y Comp.

La versión que hemos estado probado durante ya casi un año, y que pronto habremos de retirar es la: 27.5″, TCS Light/Fast Rolling.

TCS (Tubeless Compatible System) es una tecnología que desarrollo WTB simplificando la vida del mundo tubeless, básicamente todas las TCS, son 100% compatibles con cualquier rin WTB y no presentan problema alguno, a esto se añade el liquido tubeless de WTB que dicen funciona de manera ideal con sus productos. El que sea TCS asegura que la cama (bead) se “engancha” perfectamente a rines tubeless creando una interfaz consistente.

TCS Light, quiere decir que la carcasa es de una capa individual y por lo tanto creando una llanta ligera que se amolda a los objetos en el camino mientras provee un balance de un peso rotacional bajo y durabilidad.

DNA Rubber (Dual Compound Rubber, durometro 60a), Compuesto doble, es la mezcla perfecta entre eficiencia y durabilidad. La línea de gajos centrales están construidos con un hule más duro para una menor resistencia al rodaje y una mayor durabilidad, mientras que los gajos externos son más suaves y de un durometro más lento lo que ayuda con el grip y por tanto control.

El diseño es de gajos medios y muy juntos para rodar rápido, pero lo suficientemente alto para anclarse en el suelo, muy importante al momento de frenar. Tiene un perfil redondo a diferencia de otras marcas como las Maxxis que tienden a perfiles cuadrados.

¿De este diseño de dibujo es evidente que la Trail Boss rueda sumamente ligero, pero y que tal la tracción y agarre?

Inicialmente la instalamos como llanta trasera, a los unos rines Commencal Jalco de 19mm internos. Estos rines nos arrojaron una llanta “alta” y de tan sólo 2.12 pulgadas de ancho, es decir efectivamente 0.13 pulgadas menos al tamaño listado por WTB.

La inflamos a 29psi y nos fuimos al cerro avanzando rápidamente por el asfalto que debemos recorrer antes de llegar a tierra. Cabe mencionar que WTB no diseño la Trail Boss para nuestras condiciones, sino más bien para condiciones forestales con suelos blandos aún y cuando están secos, en México podríamos pensar en los bosques del Ajusco o Michoacan. Nuestras condiciones son algo más inhóspitas que las forestales.

A pesar de tener un dibujo con gajos medios y muy juntos, la Trail Boss nos sorprendió con su tracción estilo “oruga”, eso sí, como todas las llantas sin importar la marca, la Trail Boss tiene un punto justo de presión que hay que encontrar por medio de prueba y error, en nuestro caso resulto ser entre los 26 y 27 psi.

Una décima de PSI de más puede ser la gran diferencia entre una llanta que no responde y patina contra una llanta que simplemente agarra y empuja. Hubo que detenernos un par de ocasiones para soltar aire, pero una vez que la llanta encontró su punto fue toda una revelación incluso en terrenos como el de la foto.

¿Y que pasa con las temidas espinas de huizache y toritos destruye llantas? Sorpresivamente y siento una llanta “single ply” (de una sola capa) jamas tuvimos problemas con cortes ni rasgaduras, la llanta soportó todo lo que le pusimos enfrente, reforzando nuestro recien surgido cariño por la marca norteamericana. Nunca deseamos que la Trail Boss fuera la versión TCS Tough, excepto cuando decidimos montarla como llanta frontal en unos rines Race Face Arc24, que cuyo nombre indica, son de 24mm internos.

Dado que típicamente acostumbramos utilizar una presión frontal algo menor a la trasera, lo hicimos también con la Trail Boss, sin embargo 25/26 PSI resultaron en una llanta simplemente no inspira confianza, con un agarre intermitente, intentar bajar más la presión resulto en una llanta debil y en varias ocasiones sentimos que la habíamos rasgado, en otras simplemente no sentimos confianza alguna.

Fue algo sorpresivo dado que si bien la llanta frontal es la del agarre y por tanto la de mayor seguridad, es la trasera la que debe soportar todo el peso. Quizás sea que el dibujo simplemente mostro su verdadero color en nuestro tipo de terreno, quizás una 2.4″ con carcasa TCS Tough nos otorgaría mayor rigidez para presiones más bajas y por tanto una mejor sensación.

Lo que si, es que una vez montada de nuevo en el rin trasero se ha comportado de manera excelente como siempre.

Aunque en condiciones muy húmedas y lodosas no se limpia bien y se vuelve pesada. Siendo honestos ¿qué llanta que no sea especifica para lodo, no presenta estas peculiaridades?

En cuanto a la durabilidad, hasta hoy tanto la Weirwolf, como la Trail Boss nos han dejado con un gran sabor de boca a diferencia de marcas como Schwalbe o Maxxis.

Tras un año de rodadas intermitentes cortadas por lesión, problemas mecánicos y algunos otros, la llanta ha durado mucho más de lo esperado, e incluso creemos que podría durar 2 meses más rodando diariamente en promedio 25kms. Claro, la tracción comienza poco a poco a sufrir, pero es cuestión de bajarle algunas décimas a la presión y vuelve a convertirse en la oruga que tanto nos impresiono.

En conclusión, quizás no volvamos a adquirir la Trail Boss considerando nuestros terrenos, y en comparación con la WTB Weirwolf (sobre la cual nunca llegamos a escribir una reseña), pero la cual se convirtió en una de nuestras llantas traseras favoritas, la verdad es, que la Trail Boss TCS Light/ Dual DNA, es una gran opción como llanta trasera incluso en terreno seco, suelto, y rocoso. Si la quieres probar como llanta frontal te recomendamos que definitivamente adquieras la versión TCS TOUGH.

Por lo pronto nuestra siguiente prueba será el combo de dos modelos Schwalbe (Hans Dampf / Nobby Nic 2) para posteriormente regresar a probar un combo WTB (Vigilante, y el nuevo modelo Ranger ó la Breakout fronta y trasera) o ¿qué tal estaría un combo Vittoria?

¿necesitas llantas nuevas?

Las encuentras en JensonUSA, lee aquí:

 

Advertisment ad adsense adlogger