Julio 28, 2017

Haciendolo: Cómo Aaron Gwin y YT cambiaron el juego

El mundo del downhill al más alto nivel, siempre se ha caracterizado por ser hasta cierto punto un mundo de bufones, tomadores, fiesteros, chicos y jóvenes con un super talento sobre dos ruedas que poca gente el mundo. Esto no quiere decir que no haya profesionales en el circuito, los hay,  grandes profesionales como la gran leyenda Nico Vouilloz, probablemente el mayor profesional de todos aquellos que han corrido alguna vez en el circuito DHI.

Ha habido otros grandes corredores, los hay aún, gente como Minnaar, Peat, Ratboy, los Atherton, el grande Sam Hill y por supuesto uno de los grandes, partidos muy temprano de este mundo, Steve Smith.

Sin embargo, no ha habido nadie como el norteamericano Aaron Gwin. Gwin llegó al circuito casi por coincidencia, pero esa coincidencia le dejo claro lo que quería de su vida. Cuando el joven no tan joven norteamericano llegó al circuito, nadie mas que Chris Conroy dueño de Yeti apostaba por el. Los europeos, australianos, zelandeses lo hacian menos, pero “pronto” sólo 3 años después de su primera copa Gwin, comenzó una era masivamente dominante con el aquel entonces Trek Factory Racing y Martin Whitely.

Gwin llegó al circuito con una mentalidad distinta al resto del mundo DHI, Gwin, se divertía compitiendo pero había decidido muchos años antes, que en su vida profesional deseaba ser un corredor PROFESIONAL, y llegó al mudo DHI con esa mentalidad muy norteamericana de trabajo duro para llegar al número 1. Gwin se diferenció inmediatamente del resto, ¿podium = borrachera y fiesta sin control? No, reunión y cena con el resto del equipo, enfoque a la siguiente copa.

Esa actitud, le ha ganado varios si no enemigos, si muchos detractores entre los profesionales. Para la mayoría ser bueno en la bici y vivir el sueño, es ir por Europa compitiendo y de fiesta en fiesta. Para Gwin, ser bueno en la bici es aspirar a ser un Michael Jordan, entrenar duro, trabajar duro, competir duro.

Cuando Gwin decide separarse del equipo de Martin Whitely para tomar un puesto en el equipo Specialized, no sólo sorprendió al mundo, sino que se esperaban grandes cosas con Specialized, sin embargo muy rápidamente fue claro y notorio, que la relación Gwin y Specialized simplemente no funcionaría. El siempre sonriente Gwin, no sonreía más, no se sentía a gusto en el equipo, no se sentía a gusto con la bici, pero como buen profesional honró su contrato lo mejor que pudo y hasta donde pudo, al momento de renovarlo tomo la decisión de alejarse de Specialized… y comenzaron los meses de preguntas a nivel mundial …. ¿Qué será de Gwin?

 

 

Sin embargo, Gwin desde el 2015 ya jugaba con un plan en su cabeza, nadie lo sabia, nadie lo podia posible, deseaba crear su propio equipo, su propio programa, donde fuese el quien tomase las decisiones, y no sólo eso, Gwin estaba muy seguro de lo que su salario debería de ser acorde a lo que su imagen aporta a las marcas y al deporte…. algo nunca hecho. Mientras el resto de los corredores DHI corre para luego irse de fiesta, Gwin puso en la mesa la mentalidad de hombre de negocio y se enfocó en ello, hoy en día Gwin es dueño de su propio equipo, es su propio jefe, y está por convertirse en el corredor más exitoso en la historia del Downhill internacional. – Minnaar ha sido denominado por su legión de fans en los medios internacionales como el GOAT, termino que proviene del Sr. Tom Brady, quarterback de los Patriotas de Nueva Inglaterra, y que significa “Greatest of All Time” (el mejor de todos los tiempos), pero nos engañemos Minnaar, a pesar de ser un super talento, definitivamente en este momento en cuanto a números el mejor de todos los tiempos, un gran corredor – pronto habrá de irse mientras que Gwin apenas comienza, y pronto será el mejor de todos los tiempos.

No hay que olvidar que la mentalidad y profesionalismo de Gwin, ha impregnado indirectamente a los más jóvenes del circuito, hoy en día tenemos corredores como Hart, Brosnan, Bruni, que han sabido entender que el futuro de este deporte no es sólo fiesta, sino, trabajo duro – y que el trabajo duro tiene sus recompensas.

 

El futuro del DHI se ve mejor que nunca y es en gran parte gracias a la tenacidad de Gwin.

Advertisment ad adsense adlogger