mayo 12, 2014

Frenos

Frenos (8)

Bueno realmente, no creemos que sea necesario explicar que es un Freno, ¿o si >_>?  Por si o por no el freno es esa palanca en el manubrio que al activarla detiene tu bici :-P. Es claro que todo@s sabemos que es un freno y para que sirve, sin embargo, ¿verdaderamente conoces tus frenos?

Existen hoy en día 3 tipos de frenos:

V-brakes

Los frenos tipo V, son los frenos tradicionales de “toda la vida”, actualmente utilizados sobre todo en bicis de ruta, pero hasta hace unos años también se encontraban en todas las bicis de montaña. Actualmente en las MTB se encuentran casi exclusivamente en los modelos muy baratos o en las bicis de cadenas comerciales como Wal-mart.

Frenos (10)

Estos frenos consisten como se ve en la imagen superior, en un juego de “pinzas” accionadas por un cable, una vez activado el freno las balatas (pads/shoes) entran en contacto con la pared externa del rin ejerciendo presión para reducir la velocidad, para usar este tipo de frenos se requiere el uso de rines específicos para V-Brakes. No funcionarían con rines “normales”.

No es que los frenos “V” sean malos, existen frenos de este tipo de muy alta calidad, simplemente en su mayoría estos frenos no tienen las características que se buscan en el ciclismo de montaña, como son: potencia de frenado, modulación de fuerza de frenado, ni la disipación de calor necesaria.

Frenos de Disco Mecánicos:

Como su nombre lo dice este tipo de frenos, ya no realiza su  función ejerciendo presión sobre el rin, sino que ahora un par de balatas “aprietan” un disco montado sobre las masas de tus rines.

mechanical_disc_brakes

Nos referimos a frenos mecánicos cuando la línea o cable que conecta la maneta del freno con el cuerpo del mismo, llamado caliper, actúa la acción de frenado ejerciendo tensión en el cable. Los frenos de disco mecánicos fueron los primeros frenos de disco, y se siguen utilizando el día de hoy comúnmente en las bicis de modelos económicos, esto es porque aunque mejoran el aspecto del manejo de calor sobre los “V-brakes”, tampoco ofrecen modulación o la potencia necesaria para las velocidades actuales.

Frenos de disco hidráulicos

Los frenos de disco hidráulicos se basan en el mismo funcionamiento, una maneta conectada por cable al caliper, el cual realiza la función de pinza sobre un disco. Sin embargo aquí la gran diferencia es que la maneta del freno no es una simple palanca conectada a  un cable, sino una palanca en conjunto con un tanque (reservoir) que contiene liquido especifico para su uso en frenos, ya sea mineral o DOT.

Al activar la maneta, es decir al frenar, el liquido en la línea se mueve de tal manera que las balatas realizarán la acción de pinza sobre el disco deteniéndolo.

Frenos (1)

Las ventajas de los frenos hidráulicos son que ofrecen modulación al frenado, es decir, que al activar el freno la fuerza de frenado es proporcional a la fuerza aplicada en la maneta;  y no  un funcionamiento tipo “si/no”  (como en los mecánicos). Esto es una ventaja muy grande particularmente en altas velocidades, por una razón muy sencilla: a alta velocidad, un freno que (valga la redundancia) frene totalmente en un momento, puede ocasionar una de esas situaciones dolorosas conocidas como “hacerse el superman”, es decir darse un madra… ehm golpazo al salir disparado de la bici.

Así mismo se requiere de menos fuerza para poder activar el freno, y por lo tanto menos fatiga en las manos teniendo más control sobre la bici. Seguramente en sus primeras rodadas todos ustedes iban colgados de sus frenos y acabaron con los dedos y antebrazos destrozados ¿Cierto?

Una gran desventaja de los frenos hidráulicos es el requerir de algún tipo de liquido especial, y no debe de existir aire en la línea ya que el oxigeno degrada el liquido perdiendo este su viscosidad y su eficacia. Existen 2 tipos de líquidos, mineral como el que usa Shimano, y liquido “DOT” que es el mismo liquido que se utiliza en los frenos de los carros  y motocicletas, este último aunque es más fácil de conseguir es más corrosivo a las partes de la bicicleta y por lo tanto debe manejarse con mayor cuidado.

Tamaño del rotor o disco:

Por increíble que parezca el tamaño del rotor o disco es casi la medida de la potencia de un freno de disco, a mayor diámetro del rotor mayor potencia, a mayor diámetro mayor área de disco para su frenado. size rotors   Esto no quiere decir que siempre vamos a buscar el uso del mayor disco disponible en el mercado. No solo son más pesados en relación con su diámetro, sino que en muchas aplicaciones no tendría sentido el uso de un rotor de 203mm que es mayormente utilizado en las categorías de “gravedad” (downhill y freeride). Una bici de Cross Country por ejemplo, particularmente una de competencia, utilizaría una combinación de rotores similar a: 160mm frontal, 140mm trasero, incluso a veces una combinación F/R (Frontal/Posterior) de 140mm y 120mm.

El problema de todos los sistemas de frenos: EL CALOR

red hot rotor

Así es, cualquier sistema de frenos en cualquier sistema mecánico se calienta por la fricción entre el rotor (disco) y las balatas que intentan detenerlo, entre mayor sea el tiempo de contacto entre estos 2 cuerpos, mayor el calor. Cuando las balatas y/o el disco se calientan demasiado no importa la fuerza que se aplique a la maneta de freno, simplemente no frenarán más, razón por la cual es importante saber frenar. Se recomienda siempre frenar de manera intermitente y no ir “colgados” de los frenos.

¿Qué tanto se calientan? A ciencia cierta no les podemos decir pero hemos visto rotores no al rojo vivo por completo pero si comenzando a calentarse y esto en climas de 5 grados centígrados (claro esta esto después de un descenso de cerca de una hora en el cual la persona simplemente nunca dejo de frenar). Así que mucho ojo, nunca toquen sus rotores después de una buena rodada.

También por esto, si usaron mucho sus frenos se les recomienda que no laven o enjuaguen su bici en los primeros minutos después de su recorrido. Un rotor que esta “hirviendo” al entrar en contacto con el agua comúnmente a una temperatura más fría, puede torcerse o doblarse, y aunque a veces imperceptible, posteriormente seguro les dará dolores de cabeza el rechinido del rotor “torcido” al rozar con las balatas del caliper.

Cómo frenar:

Es importante entender las funciones especificas de los frenos, es decir:

El freno de enfrente (comúnmente el izquierdo) tiene como función principal reducir la velocidad pensando en mantener el control. Mientras que el de atrás (comúnmente el derecho) realiza la función de “corrección” y emergencia. Es por ello que el freno delantero tiende a ser más potente (a pesar de ser el mismo modelo) y por lo tanto el menos utilizado.

Frente:

Al entrar a una curva por ejemplo, se recomienda reducir la velocidad con el freno de enfrente, claro esta, no completamente ni de manera que lleguemos a convertirnos en superman, así que el frenado debe realizarse con tiempo antes de entrar a la curva, una vez entrada la llanta frontal a la curva no  se debe de frenar más con el frontal. La llanta de enfrente es la llanta del agarre, esto quiere decir a mayor agarre más control y estabilidad, a mayor frenado menos agarre y menos control. Si la llanta de enfrente se bloquea por la acción de frenado y se “derrapa” es muy probable que termines en el suelo.

Posterior:

Ya que la parte de atrás de una bici es la que lleva mayor peso particularmente en una curva en bajada, la inercia, no permite que el freno trasero tenga la misma potencia que el frontal. Sin embargo esto no es del todo negativo, ya que que eso permite que la rueda (llanta) trasera no pierda tracción (recuerda que “agarre” y “tracción” no es lo mismo, ver: Importancia de las llantas). Además las llantas traseras, o mejor dicho, el dibujo de estas juega un papel también en el frenado.

Frenado de Emergencia

– En curva:

Si se requiere corregir o frenar en curva se debe realizar con el freno trasero y nunca (salvo en condiciones extremas) totalmente. Si se necesita aplicar toda la fuerza en el frenado, y la llanta trasera pierde su tracción y agarre casi siempre y por instinto tendremos tiempo de bajar al menos un pie, lo que puede ayudar bastante a evitar una caída (al menos total).

– En recta:

Si se debe frenar con toda la potencia y es una recta, es decir que necesitas aplicar ambos frenos al mismo tiempo, es importante echar el peso hacia atrás, dicho coloquialmente, echar las pompas para atrás, esto ejerce mas presión sobre la llanta trasera y además contrarresta el efecto de frenado repentino en la suspensión frontal. La suspensión frontal tiende a “clavarse / hundirse” al frenar repentinamente y con nuestro cuerpo hacia atrás evitamos algún percance mayor.

Posición de la Maneta de Freno:

Un detalle que pocas veces se considera importante, pero que a final de cuentas  lo es, es la posición de la maneta de los frenos – pero para eso tenemos a nuestros amigos españoles de Mundo Mammoth que tienen un excelente vídeo explicativo:

¿Frenos de Disco de Bici de Ruta?

¿Parece una opción obvia para mejorar el frenado en una bici de rita cierto? Bueno lo cierto es que algunos ciclistas prefieren no tener unos gramos extras, particularmente los profesionales que pasan más de 3 horas sobre el asiento.

La otra razón principal es que la UCI (Unión Ciclista Internacional) los ha baneado de competencias de ruta por motivos de seguridad.  Lo único que se nos ocurre como razón de seguridad es en el caso de un “pile up”, es decir, cuando algún  ciclista cae dentro del pelotón y se lleva a todos terminando echos una enredadera de humanos y bicis.

Afortunadamente para nosotros humanos comunes y corrientes, algunas marcas han ya comenzado en este 2014 a vender sus bicis de ruta con frenos de disco, a manera de ejemplo, la Trek Domane 2014

trek domane

Advertisment ad adsense adlogger